Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Mensaje por eenriquee el Vie Mayo 01, 2009 10:11 am

El pueblo fenicio llevó a cabo un desarrollo de las técnicas de navegacion hasta entonces insospechados. Fueron los mejores navegantes de la antigüedad , disponiendo de la tecnología naval mas avanzada de la época.

Desarrollaron técnicas de navegación hasta entonces desconocidas, gracias a los conocimientos náuticos heredados de los Pueblos del Mar .A partir de la invasión de estos pueblos enigmáticos y su posterior fusión con los habitantes del Líbano, los fenicios consiguieron pasar de una navegación de cabotaje, hacia una navegación de altura .

Los fenicios fueron expertos constructores náuticos. Empleando maderas muy resistentes, procedentes de la riqueza forestal de la que hacían gala, como era el encino, ciprés, pino y sobretodo cedros, lograron crear una poderosa flota mercante y guerrera, envidia de todo el Mediterráneo. Esta materia prima forestal, existía casi exclusivamente en los montes del Líbano .

Hacia el 2000 a .c, los ingenieros fenicios eran capaces de construir magnificas naves mercantes con gran capacidad de carga y naves de guerra de enorme tamaño y de superior efectividad bélica que las que construían griegos y egipcios .Sus innovaciones técnicas en el complejo espectro de la ingeniería naval fueron muchas y novedosas. Las naves de guerra fenicias entre sus funciones se encontraba la de escoltar a las naves mercantes, las cuales iban cargadas de apreciadas mercancías .Estas naves eran de estilizadas líneas y muy aerodinámicas, lo que le confería a la embarcación mayor velocidad.

Los ingenieros fenicios lograron desarrollar diferentes modelos de embarcaciones en función de la actividad a la que estaba destinada , así existan navíos mercantes ,destinados ,como es lógico, al comercio, de forma mas bien redondeada o rechoncha, y las naves de guerra , mucho mas aerodinámicas, de casco ligeramente afilado, con forma de huso ,mas rápidos y de mayor maniobrabilidad.

El barco mercante fenicio por excelencia era el Gaulos ( bañera), nombre dado por los griegos y era una nave de forma redonda y robusta con una eslora de entre 25- 30 m ,7 m de manga y 1,5 mts de calado aproximadamente ,desplazando fácilmente una capacidad de carga superior a las 100 toneladas . Homero las define como “naves negras” .En el centro de la embarcación se alzaba un solo mástil , generalmente de cedro ,con una verga que sostenía una vela de forma rectangular confeccionada en lino y sustentada por una docena de brioles (cuerdas ).Esta vela era fácil de orientar para captar y aprovechar el viento, gracias a unas brazas o cabos amarrados al extremo de la verga .Este sistema de velamen , no fue sino una ingeniosa adaptación de las velas que empleaban los egipcios en sus desplazamientos por el Nilo .Consistía en reducir la altura del mástil , lo que otorgaba mayor estabilidad a la nave , a la vez que le daba movilidad a la verga . La nave en cuestión, era fácilmente gobernable gracias a sendos timones de madera, a modo de remos, situados uno a proa y otro a popa, a la altura de los costados, junto a un bauprés ubicado asimismo en proa con una vela de pequeño tamaño .A lo mas alto del mástil se accedía por medio de una escalera de gato realizada en cuerda y asida a lo largo del mástil.

Otra nave ideada para el transporte de mercancías eran los Hippoi, designada así por los griegos por poseer un mascaron de proa, denominado pateco, que representa la cabeza de un caballo. Estas embarcaciones, que se desplazaba por medio de un sistema mixto de vela y remo, eran de un tamaño mas reducido que el Gaulos .Al igual que este, contaba con un solo mástil central ,con vela de lino rectangular .Ambos navíos contaban con un ancla hecha de piedra y madera y que servia, como es lógico, para fondear la embarcación .Como hemos dicho, a demás de disponer de propulsión a vela ,contaba con series de remos que se empleaban para desplazar la embarcación en caso de falta de viento o simplemente para maniobrar en los puertos. Estas naves debían contar con una tripulación en torno a la veintena de tripulantes, incluido el piloto y el capitán o armador.

Las naves de guerra fenicias eran de las mejores de la antigüedad y a diferencia de los Gaulos y los Hippoi, estos navíos de guerra poseían un casco alargado y aerodinámico de proa recta, a modo de huso, poseyendo lógicamente una mayor velocidad .Estos barcos poseían un puente superior o castillo de popa ,elevado, que se protegía con escudos y que servia para el resguardo y protección de los tripulantes, así como para guardar los aparejos .Arrancando del centro del casco se elevaba un único mástil central, que sustentaba una vela rectangular, la cual en caso de batalla se recogía para facilitar las maniobras de la tripulación .En ese momento el papel de los remeros jugaba un papel fundamental dependiendo de ellos la propulsión de la nave .Los remeros fenicios, a diferencia de otros ejércitos del momento, no solían ser esclavos ya que en la batalla necesitaban hombres en los que confiaran para el buen gobierno de la embarcación .Los remeros solían ser originarios de las ciudades de Arwad y Sidon.

Existían dos modelos de barcos de guerra fenicios los birremes y los trirremes, según se colocaran los remos en dos o tres ordenes en puentes superpuestos .En el siglo VIII a . c los fenicios ya construían trirremes , siendo los primeros en construir este tipo de naves, haciendo gala de su magnifica industria naval .

Los fenicios también fueron pioneros en la construcción de naves en serie, ya que solían almacenar en sus arsenales las diversas piezas de que se componían, para en caso de necesidad, proceder a su ensamblaje de forma rápida y disponer así de una numerosa flota, ya fuera de guerra, ya fuera comercial .Como ejemplo, podemos mencionar el relativamente reciente (1988) descubrimiento de dos naves fenicias en Mazarron (España).La primera de ellas estaba completa tan solo en un 40 %, y puede tratarse de una embarcación del año 2600 a . c , de unos 8 m de eslora por 2 m de manga, que se hundió irremediablemente y donde ha permanecido soterrada unos 2500 a .c sometida a unas ideales condiciones de conservación .
La segunda embarcación apareció en las proximidades de la anterior, bajo la arena a unos dos metros de profundidad, en posición de navegación y completa en un 90% de la totalidad del navío .Esta nueva embarcación, datada también en torno al 2600 a. c, sorprendió aun mas, al ser descubierta con parte de la carga que portaba en su interior. El estado en que se ha hallado la nave ,convierte el hallazgo en un descubrimiento único .

Pero los fenicios no solo eran extraordinarios ingenieros navales, sino que además conocían técnicas de navegación, en muchos casos pioneras, de las que solo ellos tenían conocimientos y que se preocupaban de mantener en secreto al igual que sus rutas.

Los fenicios desconocían la brújula, lo que les obligaba a navegar de día, bordeando la costa, sin perder de vista el litoral, en breves etapas al principio, atracando de noche en puntos de la costa, practicando una navegación de cabotaje. Inicialmente, estos marinos fenicios se guiaban y orientaban siguiendo los accidentes orograficos costeros, como eran penínsulas, estuarios, cabos o simples salientes costeros que recortaban las costas mediterráneas. Esta navegación de cabotaje, la practicaron los fenicios hasta el siglo XI a. c, siendo a partir de esta fecha cuando los fenicios deciden adentrarse en aguas lejanas, como Creta, Sicilia, Cerdeña, llegando hasta la misma Península Ibérica. Las escalas nocturnas tenían lugar en atracaderos costeros, separados unos de otros, por un día de navegación. Con el transcurrir del tiempo se extendió su funcionalidad, convirtiéndose en puntos de comercio con la población indígena y como lugares de almacenaje de sus mercancías.

Sus singladuras, aunque como se ha dicho, solían hacerlas de día, para orientarse mejor, en ocasiones, también navegaban de noche, orientándose entonces por las estrellas, siguiendo la constelación de la osa mayor o estrella fenicia, como se conocía en la antigüedad, o empleando tablas de distancia que habían elaborado al efecto. Los fenicios eran perfectos conocedores de la astronomía y aplicaron dichos conocimientos astronómicos a la navegación.

También pusieron en practica su ingenio a la hora de navegar de noche por un mar inhóspito , como deja constancia el historiador griego Arato ( 315 a . c ), el cual afirma que los marinos fenicios empleaban en sus navegaciones nocturnas , unas ánforas horadadas que colocaban colgadas en la proa de sus naves y que servían para iluminar el recorrido .En este sentido los navegantes cananeos ganaban una batalla a sus rivales griegos , ya que mientras que con este sistema innovador los fenicios podían avanzar de noche , los griegos continuaban empleando la navegación de cabotaje.

También eran perfectos conocedores del régimen de vientos, de los accidentes orograficos costeros, del régimen de las corrientes marinas, sabiendo en que momento eran mas propicias y como aprovecharlas.

Esta expansión marítima y comercial fue posible gracias a una evolución tecnológica de sus embarcaciones. Cuando se carecía de visibilidad, como eran los casos de niebla o cuando se perdía la orientación en el mar, empleaban un ingenioso sistema de palomas amaestradas.

Todas estas técnicas de orientación náutica no son excluyentes, es decir, es muy probable que todas ellas fueran contemporáneas en su empleo, y se utilizaran indistintamente, según las necesidades y los objetivos de cada momento.

Por otro lado, naves comerciales fenicias poseían una velocidad de entre dos y tres nudos, pudiéndose navegar en un día en torno a las 50 millas náuticas .Según cálculos estimados, un trayecto entre las costas libanesas y las columnas de Hércules podría durar unos dos meses. En este sentido hay que tener en cuenta que las empresas náuticas comerciales fenicias tenían lugar en los meses más benignos del año, aprovechando el buen tiempo de la primavera y el verano, por ello se realizaban entre los meses de marzo y octubre .Estas campañas comerciales se inauguraban con una ceremonia de tipo religioso, encomendando a los dioses el éxito del proyecto y solicitando su bendición .Las naves de guerra, en cambio, se mantenían activas todo el año, con el fin de proteger las costas y los puertos así como para hacer frente a la piratería.

Se ha atribuido a los fenicios ser autores de la difusión de innumerables historias sobre monstruos marinos y personajes míticos y fantásticos, con el único propósito de infundir temor a sus rivales y disuadir a otros pueblos a emprender expediciones marítimas y mantener en secreto sus rutas.

Era tal su espíritu emprendedor y el dominio que tenían de los mares, que en el año 600 a.c, marinos fenicios llevaron a cabo la circunnavegación del continente africano por encargo del faraón Necao II. Estos intrépidos marinos partieron del Mar Rojo y regresaron por el estrecho de Gibraltar invirtiendo en la expedición en torno a tres años, realizando tan solo dos escalas en época invernal. También fueron capaces de llegar al norte de Europa bordeando la Península Ibérica (viaje de Himilcon).Los nautas fenicios consiguieron llegar al extremo occidental del Mediterráneo a comienzos del I milenio a . c ,adelantándose en esta empresa a sus rivales los griegos , los cuales debieron esperar al año 635 a . c , fecha en la que Coleo de Samos llego a entablar relaciones con el Reino de Tartessos .Para lograr la exitosa hazaña de su expansión mediterránea, los fenicios contaron con notables puntos de partida, como eran los puertos de Biblos o Al-Mina, pero sobre todo de Tiro y Sidon , auténticos protagonistas en esta conquista del Mediterráneo.

De la audacia y pericia marinera de los fenicios deja constancia Herodoto, que cuenta como los navegantes fenicios consiguieron circundar el continente africano por encargo del faraon saita Necao(609-594 a.c ) , mucho antes que los marinos portugueses. Según Herodoto , el rey egipcio encargó la empresa a unos navegantes fenicios que partiendo del mar Eritreo y navegando por el mar del sur , consiguieron circunvalar Africa. Estos intrepidos aventureros , atracaban al final del otoño en un lugar de la costa de libia trabajando la tierra hasta que esta daba su fruto y una vez aprovisionados , levavan anclas y proseguian su ruta arribando a Egipto al tercer año de travesia.

Wink


Última edición por eenriquee el Vie Mayo 01, 2009 12:12 pm, editado 1 vez

eenriquee
Enteradillo

Masculino
Cantidad de envíos: 2736
Edad: 45
Fecha de inscripción: 19/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Mensaje por Mahal el Vie Mayo 01, 2009 10:51 am

Buen tema eenriquee....como siempre... Smile
Cádiz tiene tambien su espiritu fenicio y sobre todo su antiguo nombre..

Hacia el año 1.100 a.C., la ciudad fenicia de Tiro funda Gadir -Cádiz- y más tarde, en el año 814 a.C. Cartago. Por consiguente los Cartagineses son de origen y cultura fenicia. Estos, durente los S. VI a.C. y el III a.C. asumen gradualmente el control de todo el ámbito fenicio occidental.

Podemos distiguir dos zonas de influencia: una occidental centralizada en Cádiz, "Gadir" -significa ciudad amurallada- y otra oriental ubicada en las actuales provincias de Granada y Málaga, donde fundaron Malaca -Málaga-, Sexi -Almuñécar- y Abdera -Adra-.

Capitel fenicio de Gadir

Los restos arquitectónicos son escasos, debido a la superposición de construcciones más modernas. En concreto de la Gadir fenicia es muy poco lo que sabemos.

  • Restos en Cádiz -Gadir-. La fundación de esta ciudad fenicia data del año 1.100 a. C. -Estrabón y Veleyo Patérculo-. Actualmente no disponemos de grandes restos arquitectónicos, solo sabemos que están bajo la actual ciudad de Cádiz. Su ubicación se debió a la cercanía de las minas de plata y oro, metales que necesitaban para el continuo comercio con Oriente.

    Los restos más importantes son cámaras funerarias de grandes sillares encontradas en los actuales astilleros, dentro de las cuales aparecieron los mejores sarcófagos de fabricación fenicia -S V a.C.-.

    Son de resaltar las ruinas del Templo de Melkart, situado en la Isla de Sancti Petri y los restos del canal fenicio.
    Primitivamente, Melkart fue una divinidad fenicia de la ciudad de Tiro, a la que estuvo consagrado primitivamente el templo de Heracles en la antigua ciudad de Cádiz. Su culto centrado en el fuego sagrado de las ciudades, se extendió por todas las colonias de Tiro.
    Era la forma fenicia del dios Baal. Originariamente era un dios agrícola, del campo, la vegetación, la fecundidad y la primavera, por lo que su ritual comprendía una serie de ritos de muerte y resurrección cíclicos anuales, coincidentes con las estaciones del año; No obstante, también era un deidad marina, pues era un divinidad de carácter sincrético. Pasó luego a ser considerado «rey de la ciudad», que es el significado etimológico de su nombre (melk, rey), y como patrono de la ciudad de Tiro, se transformó también en dios de la colonización y de la protección de la navegación. Los tirios le consideraban el guía de sus viajes marítimos y exploraciones, de modo que le consagraron el templo fundado al mismo tiempo que la ciudad de Cádiz en el otro extremo de la isla mayor, donde hoy se encuentra el islote de Sancti Petri y en el que, según la leyenda, Aníbal, hizo el juramento de odio eterno a los romanos antes de marchar hacia Sagunto e iniciar la Segunda Guerra Púnica. Aunque también se decía que lo hizo siendo un niño en Cartago. Fue conocido en la antigüedad como el santuario de Heracles o Heracleión. Los almorávides lo destruyeron en el año 1146, buscando el tesoro, encima del cual construyeron el Castillo de Sancti Petri.
    El lugar en donde fue situado el templo inicial en Cádiz, cerca del estrecho de Gibraltar, fomentó la leyenda de la separación de las Columnas de Hércules, en principio llamadas Columnas de Melkart por los fenicios, más tarde Columnas de Heracles por los griegos hasta el actual nombre romano.

Mahal
Profesional

Cantidad de envíos: 18825
premio I:
premios ganados: firma de Halloween 2010
Fecha de inscripción: 10/10/2008

Volver arriba Ir abajo

Re: Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Mensaje por eenriquee el Vie Mayo 01, 2009 12:24 pm

Muy interesante Mahal, ahora que mecionas a Cartago, podemos hablar de las guerras púnicas, así que voy con la primera.

PRIMERA GUERRA PUNICA 264-241 a.C.

La causa principal de la primera guerra púnica la encontramos, en la luchas continuas por la posesión de la isla de Sicilia. En el año 264 a.C. la isla se encontraba dividida entre cartagineses, siracusanos y mamertinos. Siendo los mamertinos atacados y derrotados por los siracusanos al mando de Hierón, le ofrecieron la plaza de Mesina. Los cartagineses, mandados por Aníbal, veían peligrar sus intereses, por lo que se opusieron a esta entrega y ocuparon la ciudad, lo que provocó en los mamertinos la difícil situación de decidir a que enemigo entregar la ciudad. Ante tal dilema, recurrieron con petición de auxilio, a sus vecinos los romanos, que obtuvieron así, el pretexto de iniciar sus conquistas en el mediterráneo y norte de Africa. Mandó el Senado romano a Apio Claudio con sus legiones a Sicilia, que después de dos intentos, burló la escuadra cartaginesa y llegó a la ciudad de Mesina.

Annón había logrado reforzar la ciudad con unos 50.000 infantes, la mayoría de ellos íberos y celtas y consiguió infringir una primera derrota a los romanos, que no obstante al contraatacar, vencieron definitivamente a los cartagineses. Con la posterior toma de la ciudad de Agrigento, la isla excepto algunas plazas costeras, pasa a poder de los romanos, que viendo la necesidad de conseguir supremacía marítima sobre los cartagineses, prepararon una gran escuadra que obtuvo su primera victoria en las islas Eolias, siguiendo con las conquistas de Cerdeña, Córcega, Malta y Lípari. Al observar Régulo la fragilidad de Cartago inició la conquista del norte de Africa, después de obtener una gran victoria naval en Ecnomo.

Viendo el peligro que se le venía encima, Cartago solicitó la paz que fue denegada por los romanos. Ante el inminente peligro, los cartagineses pidieron ayuda al general espartano Jantipo, que consiguió derrotar a Régulo en Clipea y durante cierto tiempo tornar la suerte de la guerra en favor de Cartago.

Después de algunas victorias cartaginesas, los romanos consiguieron nuevamente conquistar Sicilia, a excepción de alguna plaza, que fueron defendidas con audacia por Amilcar Barca hasta que la falta de hombres y dinero para pagar a sus mercenarios, obligaron a Cartago a firmar una paz de condiciones durísimas.

Wink

eenriquee
Enteradillo

Masculino
Cantidad de envíos: 2736
Edad: 45
Fecha de inscripción: 19/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Mensaje por eenriquee el Sáb Mayo 02, 2009 1:05 pm

SEGUNDA GUERRA PÚNICA( 218-201 a.C)

Muerto Asdrúbal, asesinado por un esclavo galo, después de la fundación de Cartago Nova, le sucede Anibal, que deseoso de combatir a Roma rompe el tratado de su tío y ataca Sagunto(Hispania), colonia de origen griego. Roma envía una misión a Cartago con el fin de conseguir del senado cartaginés la destitución de Aníbal. Al no ser aceptada dicha petición comienza la denominada segunda guerra púnica.

Aníbal forma un ejército de unos 90.000 infantes, 12.000 jinetes y 37 elefantes y atraviesa el río Ebro en dirección a los Pirineos, dejando en Hispania a su hermano Asdrúbal al mando de unos 25.000 hombres.
Después de una épica marcha en la que tiene que combatir, a las tribus situadas al norte del río Ebro, a los galos, a las continuas deserciones de sus hombres y a las cuantiosas bajas sufridas en el paso de los Alpes, Aníbal logra llegar a la península Itálica con un reducido ejército de unos 26.000 hombres entre los que se encontraban unos 10.000 hispanos y 8.000 honderos baleares.

Atravesando el río Ródano, gracias a la pericia de los hispanos mandados por Annón, hijo de Amilcar al usar odres como flotadores, consiguen la victoria en la batalla de Tesino en el año 218 a.C.
Vencen nuevamente, al mando de Magón, en la batalla de Trebia, en la que el comportamiento de los íberos deteniendo el ataque frontal de los romanos y de los honderos baleares, lanzando sus piedras sobre los atacantes, consiguen inclinar, definitivamente, la batalla en favor de los cartagineses. Prosigue la marcha Aníbal, en el año 217 a.C. atravesando penosamente los pantanos de Etruria, manteniendo siempre en vanguardia a sus tropas íberas y libias y consigue una nueva victoria, en el lago Trasimeno, sobre el cónsul Flaminio.

Llegado este momento, Roma comienza a verse en peligro, por lo que coloca en el consulado a Terencio Varrón quien provoca la batalla de Cannas. En esta batalla, 2 de Agosto de 216 a.C., fueron protagonistas fundamentales las tropas íberas y celtíberas que en un número de unos 9.000, amedrentaron a las tropas de Roma.

La batalla de Cannas se describe de la siguiente forma: Aníbal utilizó su forma clásica de combatir desplegando en forma de media luna y con la intención de ir cediendo en su zona central, compuesta de hispanos y galos, para luego envolver por la retaguardia con la caballería al enemigo. La verdadera batalla se produjo de forma violenta cuando la caballería celta del ala izquierda, en vez de ceder poco a poco, como era costumbre, para luego contraatacar y envolver a los romanos, se enzarzó en una lucha cuerpo a cuerpo, desmontados de sus caballos, hasta conseguir una victoria parcial sobre los romanos. Al mismo tiempo, la infantería hispano-gala aunque luchaba con valor, fue aniquilada por los romanos, rompiéndose la media luna y penetrando peligrosamente en el campo cartaginés. La rápida reacción ordenada por Aníbal al envolver a los romanos con sus alas africanas y de caballería celta, decidieron definitivamente el combate en favor de los cartagineses. Llegado este punto, Aníbal que perdió en la batalla posiblemente un tercio de sus tropas, se volvió prudente y no quiso dirigirse hacia Roma, acción muy criticada por su lugarteniente Maharbal diciéndole " Aníbal, sabes vencer, pero no sabes aprovecharte de la victoria".

Llegado el invierno, descansó con su ejército en Capua, a la espera de tropas de refuerzo que nunca fueron enviadas desde Cartago, por la clara animadversión de un senador, llamado Hannón, en contra de los Barca.
Aníbal solicitó a Asdrúbal, refuerzos de Hispania y éste emprendió el viaje atravesando también los Alpes y adentrándose en Italia, pero fue derrotado y muerto en la batalla de Metauro (207 a.C.), por lo que Aníbal quedó aislado en Italia y se dirigió al país de los Abruzos.
Entretanto, Escipión acabó la conquista total de la península ibérica con las tomas de Cartago Nova (209 a.C.), Gades (206 a.C.) y Menorca (203 a.C.). Propuso al Senado romano la conquista del norte de Africa y unido a Masinisa vence a los cartagineses en las grandes llanuras. Al verse Cartago en serios apuros, llama a su defensa a Aníbal, que se entrevista con Escipión y le propone la cesión de Baleares, Hispania, Sicilia y Cerdeña a lo que Escipión se niega. Se entabla entonces, la última gran batalla del general cartaginés, en la que con clara inferioridad, lucha hasta la extenuación y es derrotado en Lama, lo que supone el fin del imperio cartaginés que debe firmar una paz con unas condiciones humillantes que a la larga desencadenarían un rebrote de las hostilidades contra Roma.

Los historiadores actuales no se ponen de acuerdo de cual fue la razón por la que Anibal no se dirigió a Roma, cuando podía haberla destruido sin apenas oposición. En este sentido hay diferentes teorías sobre cual es la explicación del porqué Anibal no se dirigió al corazón del imperio romano.

¿Qué oposición se hubiesen encontrado los cartagineses en su marcha sobre Roma? En su camino no hubiese tropezado con barrera alguna. Con uno de los cónsules fallecido y otro aislado al sur, en la población de Venusia, miles de rehenes en su posesión, y unos aliados itálicos indiferentes a la suerte de los romanos, da la sensación que hubiese logrado tomar al asalto la ciudad en un tiempo no excesivamente grande.

La razón pudo ser que pensó que le resultaría más beneficioso aprovechar el tiempo durante el que su enemigo permaneciese noqueado para convertirse en el señor de toda Italia y convertir a Roma en una simple provincia de la nueva capital que él mismo ya había ideado para este extenso territorio: la cercana ciudad de Cápua.

Otro sector de la historiografía, poseedor de una mentalidad más romántica y tal vez más humana, alega que Aníbal Barca no devastó Roma simplemente porque él no era un destructor. Quería aplacar a los romanos desmoronando las estructuras de su imperio territorial, liberando a sus oprimidos, y convenciendo a sus aliados para que se cambiaran de bando. Y es que, nunca un hombre tuvo tan a su alcance cambiar el destino de la humanidad.

Pienso que la explicación es que pensaba convertirse en el señor de toda la península itálica, y por eso dejó Roma para el final, creo que es bastante más coherente que la segunda explicación.

Desde luego que fue un error que pagó muy caro.

Un saludo

Wink

eenriquee
Enteradillo

Masculino
Cantidad de envíos: 2736
Edad: 45
Fecha de inscripción: 19/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Los fenicios, los grandes navegantes de la antigüedad

Mensaje por Vekuvia el Mar Jul 27, 2010 7:34 pm


Hola! Very Happy
Me ha gustado mucho el post! no sabía que los fenicios también navegaban en horario nocturno Shocked
Genial la explicación de las Guerras Púnicas, creo que os escribiré a ambos muchas veces jajajaja smiles

Vekuvia
N00B

Femenino
Cantidad de envíos: 8
Edad: 26
premio I:
Fecha de inscripción: 26/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.